martes, 15 de febrero de 2011

Elecciones 2011 en el Peru

Las elecciones presidenciales en el Perú se acercan cada vez más y, sin duda alguna, muchos percibimos con claridad, un clima enrarecido por las disputas, los dimes y diretes, las ofensas, las falsas propuestas, las mentiras piadosas, las verdades a medias.


El simpatizar por uno u otro candidato presidencial es un derecho que garantiza la constitución a todos los peruanos sin excepción.  Sin embargo, cuando leo las noticias de los diferentes cables informativos cada día, y procedo también a dar una rápida lectura de los comentarios del público, concluyo siempre que una buena cantidad de lectores opinan con un amargo y fuerte sabor a agresión, a intolerancia, a veces a racismo, a ignorancia (sobre el tema del que comenta), a carencia de buena fe.
Si es que existen personas, que aun no sabiendo por quien votarán, leen las noticias y los comentarios para tomar una decisión a partir de lo que marque la tendencia, me atrevo a decir que terminan cerrando la computadora sin haber ganado nada, ó quizás más confundidos e indecisos de lo que estuvieron antes de leerlas.


En lo que a mi se refiere, debo admitir que nunca deja de sorprenderme la cantidad de postulantes a la presidencia que asoman cada vez, como si al ganarla, el ejercerla alturadamente y sin problemas fuera una cuestión que pronto se resuelve con los asesores.
Yo soy una convencida del poder del diálogo. Defender las ideas con argumentos. No con insultos, no con juegos bajos. Pero en la política de hoy por hoy, son sólo unos muy pocos quienes se atreven a practicarla con decencia, con honestidad. Muy pocos. Muchos candidatos subestiman el cargo presidencial, como muchos hacen lo propio con el cargo congresal.


De todos los once candidatos a la presidencia peruana, a cuál piensa usted entregarle con su voto, la banda presidencial? Cuál de ellos ha realizado méritos reales para ganarse la confianza y llevar las riendas sociales y económicas del Perú por los próximos sesenta meses?


Se ha dicho y escrito tantas cosas de todos ellos y sin embargo me pregunto: porqué los candidatos no son invitados a más programas periodísticos para hablar de puntos claves en Economía y presupuesto para los meses que vienen en política exterior, en educación, en reforma de FFAA, de la Policía, de los servidores públicos, de posibilitar un programa social que subvencione costos de alimentos para madres realmente desamparadas, de un programa de salud que sea capaz de garantizar atención también a aquel que no dispone de dinero en el momento de una emergencia médica?  ámbito personal, la disciplina, la ética, la


Porqué se habla tan poco de los planes que tienen? de las fallas que han comentido? Acaso el ámbito personal, la disciplina, los valores y virtudes no son importantes?
Porqué es un tabu en el Perú preguntar directamente a un candidato sobre temas aunque incómodos, importantes para el electorado? (Miles de ejemplo en la arena política peruana: probables y muy comentadas adicciones toxicológicas; las casi 300 ausencias al Hemiciclo sin contar con dos licencias; ó cómo garantizar que, al asumir la primera magistratura, las personas en las que delegará grandes responsabilidades de gobierno no van a traicionar la confianza del pueblo, su propia confianza y no terminarán realizando transacciones oscuras, ilegales, inexplicables, indefendibles?


Amigos lectores, quién puede creer que:
una persona indisciplinada ó con alguna adicción a estupefacientes y alcohol y/o con doble moral
ó con el precedente de sólo haber trabajado un único periodo legislativo para el Estado, tiempo en el que por razones valederas o no, acumuló alrededor de 300 inansistencias, sin contar las licencias (estudios en el extranjero y pre/postnatal),
ó con la ingrata experiencia de haber sido incapaz de velar con cautela y exactitud los recursos económicos del municipio de la capital, desconociendo así el rango de su responsabilidad anterior al asumir que no sabe ni opina cuando le piden cuentas sobre transacciones ilegales con dinero del municipio.demostrando haber fallado al compromiso de buen gobierno de la ciudad,  
ó como una persona con un desconocimiento absoluto de temas que, relacionados con la cultura general, le competen absolutamente conocer al ostentar el más alto cargo en el país, una persona en cuya etapa de candidatura ha respondido en entrevistas utilizando un vocabulario poco alturado.. y respuestas nada covincentes....
puede representar a los 28 millones de peruanos y gobernar con éxito para beneficio del país y de los que más necesitan ?


Porqué hay gente que no se da un tiempo para analizar los pro y contras de cada candidato?
Todos los candidatos son personas que merecen respeto, algunos de ellos son personas verdaderamente honorables, el resto actúan como que lo fueran...
Pero no todos están aptos para :
1° ELABORAR un plan de gobierno ejecutable acorde con las necesidades y oportunidades del Peru de hoy -nunca su imagen gozó de tanto prestigio en la escena internacional y en tantos campos como hoy-
2° COMPRENDER al Peru como una gran empresa, en donde la economía es la columna vertebral de todo lo demás. Con un debacle económico no se puede llevar a realización ningún plan, por más magnífico que éste pueda ser
3° ASUMIR la presidencia sin ánimos de ser servido, ni poses hediondas de ser intocable, sinó un jefe de equipo que muy firmemente imponga disciplina, que motive a cambiar la filosofía del trabajo estatal y éste gane prestigio por su eficacia. Un gerente de alto nivel, del que no eperaremos ser sorprendidos con intereses escondidos, ó que no nos defraude con escándalos de vida privada y carencia de ética, de principios. Sin doble moral ni precedentes de haber faltado a la verdad. No estamos hablando del ser perfecto, que por cierto no lo hay, pero si estamos hablando de alguien en quien la palabra HONOR
sea una cualidad.  Y El honor, los principios, los valores se han perdido tanto.
Ojalá que muy pronto se concrete uno o más debates, en uno o más canales, para dar oportunidad a la población de oir lo que los candidatos tienen que decir. Ese debate entre candidatos es muy importante para la evolución de la democracia en el Perú. El país no se puede cerrar en un círculo en donde sólo se muevan tres o cuatro candidatos, que han cometido grandes fallas, que han tenido su momento y su oportunidad y que todavía creen que ellos le hacen un favor al país con su postulación.


En el País hay mucha gente decente que luchan por progresar, muchos jóvenes que anhelan tener la oportunidad de estudiar para forjarse un futuro, muchos ancianos que merecen vivir sin angustias.
El país necesita saber qué piensan los candidatos y cuáles son los proyectos de gobierno, pero lo más importante: cómo y a qué costo serán viables dichos proyectos?


Y todas las preguntas que sean de relevancia para que el pueblo conozca a los candidatos, deben ser respondidas por respeto a los electores.
Porqué un candidato o candidata debiera escoger qué responde y qué no?. No es acaso esa persona la que candidatea, osea la que solicita el trabajo? acaso no va a recibir un honorario por sus servicios?
Pues esos honorarios los paga el mismo pueblo con cada impuesto.
Cuando uno tiene una entrevista con el probable nuevo jefe en una empresa, responde a las preguntas sin decir: "ah no esto no respondo, pero aquello si" "ah no yo no caigo en esos juegos, yo solo respondo lo que es conveniente para mi".


El presidente ES UN SERVIDOR PUBLICO y debe ser intachable en todo el sentido de la palabra.
No debe intentar serlo. Debe serlo. El pueblo sabrá que decisión tomar si tienen la oportunidad de escuchar una buena entrevista ó un buen debate. Sin concesiones ni intermediarios. Y periodistas profesionales tenemos varios.

1 comentario:

  1. No voy a opinar sobre este tema porque no soy peruana y no sé mucho de la política de este país. Pero te leo y es igual que en Argeniina, muchos candidatos, pocos debates y exposición de programas, mucho insulto e intolerancia, la política no me gusta y por lo que veo es igual en todos lados. besos tía Elsa.

    ResponderEliminar